5 poemas inéditos de Victoria Guerrero por el 8M

Victoria Guerrero

En esta nueva entrada de Lee Poesía compartimos cinco poemas inéditos de la poeta Victoria Guerrero Peirano, a propósito del 8M, la huelga feminista por el Día Internacional de la Mujer que tomará las calles de varias ciudades del Perú y del mundo.

Los textos que llevan por título “Levantamiento de las veinte mil” son la continuación de la plaquette Diario de una costurera proletaria (2013.) En ellos, Guerrero recuerda a las 129 trabajadoras que murieron en el incendio de la fábrica de confección de camisas Triangle Waist Co. en Nueva York. La mayoría de las víctimas eran mujeres jóvenes inmigrantes. La víctima de más edad tenía 48 años y la más joven, 14 años.

El desastre industrial provocó la muerte de 146 personas, sobre todo mujeres, quienes se vieron imposibilitadas de salir del edificio en llamas debido a que los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas, una práctica habitual para evitar el robo de mercancía.

¿Cuáles eran los nombres y apellidos de estas mujeres? ¿Cuáles eran sus historias? ¿Alguien las recuerda? De ahí que Guerrero haya utilizado la expresión “NN” (sin nombre) para ponerle título a cada poema.

A través de versos como “Me quedé sentada / Las cenizas caían como lluvia en otoño” y “trabajar como una bestia me hace olvidar/me”, Guerrero denuncia la precarización del trabajo en la que se encontraban las mujeres costureras de la fábrica Triangle (y en las que se encuentran muchas mujeres hoy en día). Cosían encerradas, esclavizadas y olvidadas.

En los poemas ‘NN2’ y ‘NN4’, el yo poético de una costurera proletaria habla del encierro diario al que es sometida en la fábrica y del encierro emocional y mental al que también es forzada a vivir: “Me encierro / Me encierro con la misma llave con que me encerraron ellos /Tomo la llave del patrón y le doy dos vueltas a la cerradura” o ” No pienses / Aplasta el pedal / No pienses / Hiere la tela”.

En ‘NN3’, una costurera que ha sido callada, decide gritar: “Yo quiero gritar / Tengo la garganta seca / La garganta rasposa de tanto estar callada”. Encontramos la paradoja de una fábrica ruidosa con mujeres que no hablan: “Fábricas de sonidos / Fábricas de mujeres mudas”. Pero que se miran. No hablan con palabras, sino con miradas: “Fábricas de miradas”.

Guerrero le da voz a estas mujeres, quienes trabajaron en paupérrimas condiciones y murieron  encerradas. A ellas, las que saltaron desde el décimo o noveno piso a la calle para salvar sus vidas. “Y si la poesía hablara / ¿qué sería? / ¿cómo?”, se pregunta una costurera camboyana en ‘NN5’. La poesía ha hablado por ellas a través de estos poemas.

Cabe mencionar que la publicación de este conjunto de textos ha sido autorizada por la poeta para leepoesia.pe


Levantamiento de las veinte mil

A las costureras de la fábrica Triangle ( y a las que siguen cosiendo hoy en oscuros sótanos)

 

NN1

 

Me quedé sentada

Las cenizas caían como lluvia en otoño

Se diluían en el asfalto húmedo

Una puntada tras otra

Yo me encerré en una fábrica para estar sola

Porque la soledad me quedaba bien

La pérdida no es algo que se resuelva en un año

No he podido olvidar:

Su rostro demacrado

La pérdida de peso

coser me hace olvidar

trabajar como una bestia me hace olvidar/me

de ti & de mí

 


NN2

 

Me encierro

Me encierro con la misma llave con que me encerraron ellos

Tomo la llave del patrón y le doy dos vueltas a la cerradura

La máquina está vieja

Las alas de las polillas lo cubren todo

A fuerza me siento y aprendo el alfabeto

A fuerza cuento los días en que he de salir de aquí

A fuerza acelero el pedal  acelero la rabia

A fuerza me metieron aquí

Veo la luz una vez al día

Un día le devolveré las llaves al patrón

Ese día espero que ya esté muerto


NN3

 

¿hablar?

¿hablará la poesía?

Yo quiero gritar

Tengo la garganta seca

La garganta rasposa de tanto estar callada

En los libros veo esa palabra que no puedo pronunciar

En las caras de mis compañeras

Escondidas en los baños para mujeres

 

Mi abuela fue costurera en las fábricas

Después de la guerra viuda con 5 hijos

¿hablará la poesía?

 

Déjame hablarte de la luz que me quema

el pecho

Esa que solo veo en sueños

Esa cuyos encajes quedan atrapados en mi garganta

Fábricas de sonidos

Fábricas de mujeres mudas

Fábricas de miradas

 

Morí en una palabra

En esa palabra morí un día

Desde que sale el sol hasta que llego a casa

Acaso morí

Sí morí

 

Y si la poesía hablara

¿qué sería?

¿cómo?


NN4

 

No pienses

Aplasta el pedal

No pienses

Hiere la tela

No pienses

Mira tus manos

No pienses

Borda a tus hijas

No pienses

Tira los dados

 

En el azar

Quizá encontremos

Un futuro

 


NN5 (Camboya, 2013)

 

La cuota de producción que nos fijaban

en el sector de costura era de 80

[prendas]

por hora

Pero cuando se aumentó el salario mínimo, la elevaron a 90

Si no lo logramos, nos gritan furiosos

Nos dicen que trabajamos con lentitud

Que tenemos que hacer horas extras

Y no podemos negarnos

 

Somos como esclavos

 

Incluso si vamos al servicio, nos llaman para que regresemos

Ni siquiera podemos ir al baño

 

Ni siquiera eso.

 

SOBRE LA AUTORA

Victoria Guerrero Peirano (Lima, 1971) es poeta e investigadora. Doctora en Literatura por la Universidad de Boston y máster en Estudios de Género. Ha publicado recientemente el poemario: “En un mundo de abdicaciones” (Lima-FCE, 2016), anteriormente y a dúo con el poeta chileno Raúl Zurita publicó “Zurita +Guerrero” (Guayaquil, 2014) y el compilatorio de su poesía bajo el título de “Documentos de Barbarie (poesía 2002-2012)” (Lima, 2013) que comprende los libros: El mar ese oscuro porvenir, Ya nadie incendia el mundo, Berlin y Cuadernos de quimioterapia. Además, la novela corta “Un golpe de dados (novelita sentimental pequeño burguesa)” (Cusco, 2015 y Tijuana, 2014). Sus poemas han aparecido en diversas revistas y antologías nacionales e internacionales, y han sido traducidos al alemán, inglés, francés, portugués y finés. Ha sido invitada a diversos festivales de poesía, entre ellos, al World Village Festival de Helsinski, la Feria del Libro de Bogotá, el Parnassus Festival de Londres y el Latinale de Berlin. Actualmente cuida de su gato y ejerce la docencia en la Universidad Católica.

Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.

Lee más poemas aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *