Paula Bonet: “Quien reniega del feminismo no entiende el término”

Paula Bonet fue una de las invitadas internacionales a la Fil Lima 2017. Lee Poesía conversó con la ilustradora española sobre su obra, la igualdad de género y su reciente colaboración con Rosa Montero.

Dibujo de Paula Bonet. @paulabonet

Todos los rostros tienen una historia que contar, pero acaso una mirada dice mucho más. “Aunque eso [la mirada] no quiere decir que sea lo único que dice”, afirma Paula Bonet, quien a la hora de pintar confiesa sentirse más libre con la técnica de la mancha. De ahí que sus dibujos adopten un carácter poético y a veces claroscuro. Bonet, autora de ‘813’, ‘Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End’, ‘La sed’ y ‘Que la memoria’, asegura que la relación con su mundo de alrededor cambió a partir de la publicación de su primer libro. “Yo estaba convencida de que la igualdad de género era algo que ya habíamos conseguido”, explica. Y reconoce a la escritora brasileña Clarice Lispector y a la poeta estadounidense Anne Sexton como las autoras que la ayudaron a ‘despertar’ de eso que ella había dado por hecho.

Lee Poesía conversó con la brillante pintora e ilustradora española, a propósito de su paso por la 22 Feria Internacional del Libro de Lima, donde participó en los conversatorios “La representación del cuerpo femenino” y “El arte de la ilustración: imágenes que se encuentran con palabras”.

Tus dibujos tienen una particularidad que va más allá de la técnica. Tienen una mirada poética.

Yo creo que hablar del trabajo de uno mismo es bastante complicado porque estás continuamente buscando. Para mí es importante la comunicación y poder transmitir un mensaje. Lo que más me interesa son los rostros. Entonces, el punto que sirve para transmitir ese mensaje es la mirada. En un rostro, la mirada es lo que normalmente dice más, aunque eso no quiere decir que sea lo único que dice.

Texto y dibujo dependen mucho entre sí.

Sí. El formato libro es el formato que más me interesa ahora mismo porque para contar las historias que quiero contar necesito de la palabra y de la imagen. Entonces, el libro es el objeto perfecto para que esta comunión llegue a buen puerto. El momento de creación el texto y la imagen aparecen al mismo tiempo. Es decir, la gestación es simultánea. La ejecución es diferente. Se trabajan dos tiempo diferentes, primero trabajo el texto, y una vez que el texto está cerrado, trabajo la imagen. Ninguno de mis libros se puede entender sin texto o sin imagen.

¿Con cuál técnica te sientes más libre?

Yo me siento más libre con la mancha. Soy pintora y construyo mejor con la mancha que con la línea. Pero también me interesa mucho el grabado y los aguafuertes, que es la técnica del grabado que más utilizo. Intento que mancha y línea convivan.

Muchas personas están encontrado interés en la lectura o se están acercando a la literatura a raíz de los libros ilustrados.

Creo que es muy positivo. Tanto la grandes editoriales como las pequeñas están apostando por el libro ilustrado. Esto hace que un lector que no se acercaría a un libro donde no hay imagen se acerque. A través de los libros ilustrados, este lector entra en contacto con grandes clásicos, con los que no habría entrado en contacto de otro modo.

“Lo que más me interesa son los rostros.”

 

 

 

 

A post shared by Paula Bonet (@paulabonet) on

¿En qué momento de tu vida te diste cuenta de que la igualdad de género es una lucha que aún persiste?

Yo estaba convencida de que la igualdad de género era algo que ya habíamos conseguido por aquellas feministas tan activistas de los años 60 y 70. Ellas hicieron mucho trabajo. Yo estaba convencida de que ya estaba hecho. Me desperté cuando publiqué mi primer libro ‘Qué hacer cuando en la pantalla aparece The end’, un libro que me dio un altavoz, pero que al mismo tiempo me dio un bofetón porque empecé a ir a conferencias, y siempre estaba en minorías, siempre era la única mujer. Además, no se me trataba del mismo modo, ni se hablaba de mi trabajo del mismo modo que el de mis compañeros hombres. Entonces, ahí es cuando empecé a ver que somos agredidas con mucha más frecuencia de lo que pensamos, porque hay muchas situaciones que entendemos como habituales y normales, y no lo son.

¿Por qué crees que algunas mujeres reniegan del feminismo?

Yo creo que quien reniega del feminismo, tanto hombres o mujeres, son personas que no entienden el término feminismo. Entienden que el feminismo es la antítesis del machismo y feminismo es justamente lo contrario. Lo único que intenta el feminismo es que haya igualdad entre los dos géneros. Y esta igualdad entre los dos géneros no solo beneficia a las mujeres, también a los hombres, porque ellos también sufren el lastre del machismo. Cuando haya igualdad, seguramente algunos hombres se librarán de esas ideas que no tienen por qué cargar.

¿Cómo se vive la igualdad de género en España?

En España pensábamos que habíamos avanzado mucho, pero ni en España ni en Europa el avance es tal. Por poner un ejemplo: Cuando se publica una antología de poesía, en que los escritores son hombres, en ningún lugar dice “antología escrita por hombres”, pero si es una antología de mujeres, sí que aparecerá en la cubierta “antología escrita por mujeres”. Esto nos parece normal y no lo es, porque acabamos siendo el otro, el género masculino es el universal, es a partir de lo que se construye el resto.

¿Alguna vez te has sentido atacada entre tus colegas?

Claro. Incluso por mí. Estamos en un contexto machista y nos hemos criado en ese contexto y tenemos el machismo en los huesos, lo tenemos grabado a fuego. Entonces, cuando despiertas -y utilizo ese verbo por citar  a Kate Bolick, una autora norteamericana que publicó en la editorial Malpaso, su libro traducido al español, ‘Solterona’. Ella en ese libro hace un homenaje a una serie de mujeres feministas que la despertaron y la ayudaron a entenderse- eres consciente de estas agresiones de género. Te das cuenta que eres tú misma la que muchas veces se expresa de modo machista. Hay mucho trabajo por hacer porque lo tenemos muy enraizado.

“Somos agredidas con mucha más frecuencia de lo que pensamos”.

¿Cuáles son las autoras que de alguna manera hicieron que ‘despertaras’?

Siempre vuelvo a Clarice Lispector y Anne Sexton. Creo que hicieron un gran trabajo. El problema es que estas mujeres, en su momento, fueron leídas, valoradas, premiadas y publicadas, pero después en el momento en que se fija la historia, estas mujeres no aparecen en los libros de texto. ¿Qué sucede con las que venimos después? Nosotras podríamos a partir de su experiencia -si estuvieran en nuestros libros de texto-, pero no tenemos esta experiencia, no tenemos las conclusiones a las que ellas llegaron. Entonces, partimos de cero. A me indigna mucho que toda la historia y literatura que he leído -incluso las maneras en las que se ha representado a la mujer o en las que la mujer ha hablado a través de la ficción- ha sido a través del filtro del hombre. Hay muchos temas que son eminentemente femeninos pero afectan a ambos géneros.

Por eso me interesa Anne Sexton porque trata temas tabúes, que no deberían ser tabúes. El hecho de dar a luz y rechazar a tu hijo. Eso es algo que sucede. Si no se habla cualquier mujer a la que le suceda esto sentirá que es un monstruo. Si se hablara, esa mujer podría entender que es algo que puede suceder, que no es tan monstruo, que es parte del proceso. Hay muchísimos temas que afectan a las mujeres pero no son solo para mujeres. Por ejemplo: Las mujeres no escriben para mujeres igual que los hombres no escriben para los hombres.

 

 

 

 

A post shared by Paula Bonet (@paulabonet) on

¿Estás trabajando en un nuevo libro?

Estoy ahora mismo con tres proyectos nuevos. Son proyectos que tengo muchas ganas de disfrutar y alargar en el tiempo, no tengo mucha urgencia por publicarlos. Uno es que Aitor Saraiba, un artista español. Los dos tenemos una relación con nuestro trabajo bastante parecida. Somos unos grandes amantes de la literatura. Este proyecto es un canto de amor a la literatura. En el otro proyecto estoy con un compositor catalán que se llama Guillermo, aquí trataremos de unir aguafuerte, pintura y música. Y luego estoy con un proyecto personal que está todavía en un estado embrionario.

¿Cómo fue trabajar con la escritora Rosa Montero?

Fue maravilloso porque conozco su obra desde hace mucho tiempo. La admiro muchísimo. Y de hecho una de las primeras personas que lo leyó fue ella porque le mandé una maqueta antes de que entrara a la imprenta. Y su respuesta fue maravillosa me dio mucha fuerza para confiar en mi trabajo. Además, uno de sus libro ‘La ridicula idea de no volver a verte’ es uno de mis libros favoritos, que recomiendo, regalo y releo mucho.

En mi libro hay una historia que está inspirada en una cita de su libro. Para mí fue un honor y un halago que Rosa pensara en mi obra para su libro ‘Escribir ficción’. Ha sido muy bonito porque me ha dado mucha libertad y porque todo lo que explica Rosa en referencia a la literatura, todos esos proceso creativos y de trabajo, son los mismos proceso que yo sigo en la creación de mis imágenes. Me he dado cuenta en cómo las distintas disciplinas muchas veces no son tan diferentes entre ellas. No ha habido ningún dibujo que haya presentado y lo hayan rechazado. El cuaderno ha quedado precioso. Lo interesante de este cuaderno es que habrá muchos autores porque por una parte está Rosa, estoy yo y el que compra el cuaderno y lo utiliza. El contenido es brutal y el material es exquisito.

¿Cómo ha sido el encuentro con tus seguidores en el Perú? ¿Esperabas un recibimiento como este?

No. Me ha sorprendido mucho. Yo no tenía horario de firmas pero he acabado firmando libros. He aprendido mucho de las charlas en las que he participado. El nivel ha sido muy alto. Y he aprendido mucho más de las charlas a las que he ido como oyente. Creo que la Fil está muy bien organizada y que la oferta que ofrecen  es muy interesante.

SOBRE LA AUTORA

Paula Bonet (España, 1980). Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, completa su formación en Santiago de Chile, Nueva York y Urbino. Es autora  de ‘Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End’ y ‘813’, un homenaje a la obra y a la figura del director francés François Truffaut. A finales de 2016 publica ‘La Sed’, su tercer proyecto editorial. En abril de 2017 publica “Quema la memoria”, un cancionero ilustrado donde su universo se funde con el del cantautor The New Raemon. En junio del mismo año aparece ‘Escribe con Rosa Montero’, un cuaderno publicado por Alfaguara donde la escritora -una de las novelistas más importantes de la actualidad- da las claves para aprender a escribir ficción.

Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.
Lee más entrevistas aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *